Los accesos de público cuentan con tornos con lector de código en las entradas para tener un mejor control de los aforos. Los brazos de los tornos se desactivan tanto manual como automáticamente para permitir la evacuación sin obstáculos.

Además el edificio ha sido proyectado para tener los estándares de seguridad más elevados desde el punto de vista de la evacuación en caso de emergencia. Cuenta con doce escaleras exteriores cuyas puertas son muy visibles para favorecer las evacuaciones de manera rápida gracias a la facilidad de orientación de los ocupantes. Por otra parte los servicios de emergencia pueden acceder a cualquier punto de la fachada exterior del edifico dado que éste se encuentra aislado y rodeado de vías de tránsito de vehículos.